Una mujer que descubre un bulto en alguno de sus senos se preocupa, ya que es una señal de alarma. Para detectar un bulto, la mujer debe realizarse el autoexamen mamario, el cual puede hacerlo durante la ducha. Cuando se evidencia la presencia de un bulto en el seno el primer pensamiento, es de duda y miedo. Porque se llega a pensar que es un tumor maligno.

Las mujeres que presentan tumores en los pechos, le temen al cáncer de mama, ya que es uno de las enfermedades más agresivas que presenta la mujer. No obstante, el nivel de personas que han sobrevivido a este tipo de cáncer va en aumento, debido a las terapias y fármacos. Se debe consultar al médico antes de pensar en un diagnostico negativo, con el fin que determine si es benigno o maligno.

El autoexamen: la mejor herramienta para descubrir un bulto en los senos

Cómo saber si un bulto en el pecho es benigno o maligno

 

Es importante tener un control ginecológico frecuente, para que se determinen si existen bultos en los senos, además, para que realice una revisión completa. No obstante, el autoexamen es importantísimo realizarlo de forma mensual. Se recomienda que las mujeres se realicen el mismo, la semana después del periodo menstrual.

Este autoexamen consiste en palpar los senos para determinar si presentan una forma no habitual. A través, del tacto se puede apreciar la textura de los senos o si existe algún bulto. Si luego de realizar el autoexamen descubres alguna situación anormal, debes acudir al ginecólogo. Este profesional de la salud revisará y hará las pruebas necesarias, para poder emitir el diagnostico.

Pasos para realizar el autoexamen de mamas

  • Frente a un espejo debes observar la apariencia y verificar que se ven como siempre, es decir, que no presentan cambios en el tono de piel.
  • Aun frente al espejo, debes colocar las manos detrás de la cabeza, y verificar que no exista alguna anormalidad.
  • Ahora con las manos en la cadera y ligeramente inclinada hacia adelante, realiza la misma revisión anterior.
  • Acuéstate boca arriba en la cama, luego coloca el brazo del seno que vas a examinar, detrás de la cabeza. Después con la otra mano empieza a palpar con los dedos, para saber si hay un bulto o anomalía.
  • Repetir el paso anterior, pero la persona debe estar de pie, luego empieza a palpar la zona lateral y superior cerca de la axila.
  • Se debe presionar ligeramente los pezones para determinar si hay alguna secreción anormal.

Como determinar si un bulto en los senos es benigno o maligno

Luego de realizarte el autoexamen o la consulta y descubres un bulto en los senos, es necesario conocer algunos aspectos, que nos ayudan a saber si el tumor es benigno o maligno.

Bultos benignos

Cómo saber si un bulto en el pecho es benigno o maligno

Estos son los más habituales en los senos de las mujeres, y son de diferentes tipos. Los cuales se describen a continuación:

  • Quistes: son sacos llenos de líquido, que se originan por alteraciones en las glándulas mamarias. Al examinarte, si encuentras un bulto de forma redonda u ovalada, que se mueve y es blando al tacto puede contener líquido, se trata de un quiste benigno. Los quistes tienen la particularidad de cambiar de tamaño según el momento del ciclo menstrual.
  • Fibroadenomas: estos son tumores benignos que se componen de tejido glandular y de fibra. El crecimiento de este bulto suele ser lento, no produce dolor, y se presenta con mayor frecuencia en mujeres menores de 30 años. Tiene forma redondeada, se encuentra en la superficie del pecho y son duros al tacto.
  • Mastopatía fibroquística: es el crecimiento en exceso del tejido de las mamas. Este caso se presenta generalmente en las mujeres premenopáusicas. Son dolorosos, y se acentúa cuando va a llegar la menstruación y al tacto la piel se palpa rugosa. Asimismo, es duro, irregular y su tamaño no suele estar bien delimitado.

Bultos malignos

Cómo saber si un bulto en el pecho es benigno o maligno

Estos son menos frecuentes y pueden indicar la presencia de cáncer de mama. Esta enfermedad se produce debido a que las células del tejido de las glándulas mamarias, se dividen de forma considerable y con mucha más rapidez de lo normal. Se detecta cuando palpas un bulto fijo, que se mueve poco, se toca un poco duro, es rugoso y de forma irregular. El cambio en el tamaño de los senos, cambios en el aspecto del pezón y de la piel de los senos pueden indicar presencia de tumores malignos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here