Cuando se tiene interés en perder peso muchas personas buscan la vía más cómoda y rápida. Ejemplo de esto es el uso de diuréticos para perder peso. La pérdida de peso requiere de tiempo, a la vez cambios en el estilo de vida y en los hábitos alimentarios. Pero a veces una persona necesita perder peso rápidamente, por ejemplo, para una ocasión especial. En esos casos, lo puede lograr con un diurético, aunque no durara mucho tiempo.

Antes que nada debemos tener en cuenta que este tipo de sustancias lo que hacen es ayudar a eliminar liquido por lo que están bien para eliminar toxinas del organismo, pero  es un grave error creer que ayudaran a perder peso, ya que no eliminan grasas.

¿Qué son y para que se usan?

diureticos-para-adelgazar

Son medicamentos de venta libre, se encuentran también de forma en determinados alimentos o remedios homeopáticos. Ayudan a extraer los líquidos del cuerpo por la orina. Muchos actúan en los riñones aumentando la filtración y el flujo sanguíneo e inhibiendo la absorción de sodio, para aumentar la micción.

Los diuréticos han estado de moda gracias a sus supuestas propiedades milagrosas para perder peso y es cierto que a la hora de pesarte hay una disminución en el, pero solo habrás perdido líquido, por lo que no es una buena opción para perder peso y tampoco es segura, ya que, conlleva una serie de riesgos.

Debemos tener presente que no son quema grasas, por lo tanto nunca acabarán con las grasas que sobran en el organismo. Desde luego existen planes dietéticos que los utilizan como complemento en la pérdida de peso, acompañados de quemadores de grasa e inhibidores del apetito un conjunto de elementos que si podría tener resultado, pero es necesario que sea supervisado por profesionales en nutrición o un médico.

Verdaderos riesgos en el abuso de los diuréticos

Para comenzar, el uso desmedido de este tipo de medicamento puede causar una deshidratación que conlleve a problemas fuertes de salud, la eliminación excesiva de líquidos del organismo traerá consigo; una falta de electrolitos, que  ocasiona problemas a los músculos y funcionamiento de los mismos, generando dolores y calambres, deficiencias de potasio, acompañado de síntomas como; cansancio, debilidad y dolores musculares, náuseas, alteración de ritmo cardiaco.

Sabías que…

sabias que

El cerebro es 70% agua, La sangre del cuerpo es 83% agua, los pulmones un 90%. Por lo que el uso excesivo de diuréticos puede causar el mal funcionamiento de estos órganos.

El uso de estos medicamentos debe estar supervisado por un médico que recetará a personas con problemas de retención de líquidos.

Existen diuréticos naturales provenientes de alimentos como: arándanos agrios, pepino, grosellas, sandía, vinagre de manzana, perejil, espárragos, remolacha, uvas, judías verdes, piña, calabaza, cebolla, ajo, puerros. También los encontramos en plantas medicinales como: hinojo, jengibre,  diente de león. Los cuales se pueden consumir en forma de aceites esenciales, pastillas e infusiones.

El uso de diuréticos naturales no reporta problemas secundarios, su efecto es mínimo y ayudarán a disminuir las toxinas del organismo, nunca a perder peso. Para esto segundo, lo recomendado es tener buenos hábitos de alimentación y ejercicio.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here