La higiene personal no solo está determinada por el aspecto físico de la persona, olor, características del cabello y de la ropa; también hay zonas que no están a simple vista como los conductos auditivos.

Los oídos están conformados por el pabellón auricular y el conducto auditivo externo, el cual se encarga de alojar al cerumen, que no es más que una sustancia aceitosa producida por  las glándulas sebáceas del conducto que se encargan de recoger las células descamadas de la piel de la zona y de dar protección al oído de bacterias e infecciones.

Este cerumen producido sale del conducto auditivo espontáneamente, es decir, a medida que se produce nuevo líquido el viejo se va expulsando y se hace visible en el pabellón auricular.

¿Debemos limpiarnos los oídos todos los días?

limpiar-oidos

Definitivamente ¡no!, como ya se explicó, este líquido tiene función protectora, el hecho de introducir hisopos en el conducto, ocasiona que una parte del cerumen se mueva hacia el tímpano y vaya acumulándose formando tapones, a su vez puede aumentar el riesgo de cursar con infecciones, conocidas como otitis, que si bien algunas veces pueden ser leves otras veces pueden progresar hasta lo más interno e inclusive causar desviación de la boca, e imposibilidad de cerrar el ojo conocido como parálisis facial.

Lo indicado es realizar con el hisopo limpieza solo del pabellón auricular (oreja) y de la parte más externa del conducto auditivo, es decir, del cerumen visible.

¿Cómo evitar formar tapones de cerumen?

  • Evitar el rascado excesivo o la introducción de cuerpos extraños en el conducto auditivo ya que lesiona las paredes del conducto, causando inflamación y a su vez mayor producción de cerumen.
  • Limpiar la parte externa del conducto con un paño, para facilitar la expulsión de más cerumen.

¿Qué hacer en caso de tener un tapón de cerumen?

como-evitar-tapones-de-cerumen

Limpieza con glicerina

Un remedio casero y fácil es colocar de 3 a 5 gotas de glicerina en el oído afectado, mantener en posición horizontal la cabeza por espacio de 5 minutos y luego voltearla sobre un paño, esto se debe repetir por lo menos 3 veces al día.

Agua oxigenada

Sirve tanto para evitar la formación excesiva de cerumen como para evitar la proliferación de bacterias. Se debe mezclar a partes iguales con agua tibia, aplicar por espacio de 15 minutos en el oído afecto, luego lavar dicho conducto solo con agua tibia.

Aceite mineral

Éste se debe encontrar tibio, su función es disolver el cerumen, se colocan de 3 a5 gotas por espacio de 15 minutos, y se puede repetir hasta obtener el efecto deseado.

¿Qué no se debe hacer en caso de tapón de cerumen?

  • No se debe hacer lavado solo con agua, ya que el cerumen es hidrofílico (afín al agua) lo que causa que se expanda y ocluya más el conducto auditivo.
  • Nunca se debe intentar introducir objetos extraños en el oído para extraer el tapón ya que se lesiona la piel o inclusive el tímpano, ocasionando problemas mayores.

En caso de que lo anteriormente recomendado haya sido fallido, se debe acudir a un especialista en quien se encargara de extraer la placa con instrumentos especiales. Con una higiene auricular adecuada se puede evitar incomodidades, infecciones y complicaciones.

Suscríbete a nuestro blog!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.