Los impuestos directos e indirectos y su clasificación

0
570

En esta ocasión vamos a distinguir los impuestos directos e impuestos indirectos para ayudaros a entender mejor el concepto de impuestos públicos, con el objetivo de que se país realmente qué es lo que estáis pagando a través de los descuentos de vuestra nómina o incluso en el momento en el que compramos cualquier tipo de artículo.

Los impuestos directos e indirectos y su clasificación

Qué son los impuestos directos

Comenzamos por supuesto hablando de los impuestos directos. Todos sabemos que cuando trabajamos y lo hacemos de forma legal nos vemos obligados a pagar el impuesto de la renta de personas físicas, el cual es conocido como IRPF.

Dependiendo de lo que paguemos cada mes de IRPF y por supuesto de los beneficios que obtengamos al cabo del año, cuando realicemos la declaración de la Renta se llevará a cabo una valoración por lo que se procederá a devolver dinero o incluso nos tocará pagar.

En esencia, lo que se busca es un balance que permita que los que cobren más paguen más y los que cobren menos paguen menos.

Este impuesto es obligatorio para todos los trabajadores independientemente de si son por cuenta propia o por cuenta ajena, y en el caso de que no se descontasen mensualmente, además de estar incumpliendo, en el momento de realizar la declaración de la Renta siempre nos saldría a pagar y una buena cantidad además.

Qué son los impuestos indirectos

Pero además de pagar impuestos por las retribuciones que obtenemos por nuestro trabajo también encontramos otros impuestos a los que debemos hacer frente que son los impuestos indirectos. Al igual que en el caso de los impuestos directos el obligado a pagarlo es aquella persona sobre la que recae, en el caso de los impuestos indirectos es todo lo contrario, es decir, la persona sobre la que recae no es la encargada de pagarlos, sino que lo es la empresa que recibe el impuesto. Si os leáis en este sentido, para que nos hagas una idea, el IRPF nosotros lo pagamos directamente a Hacienda, mientras que si compramos un bote de tomate y pagamos el IVA, en realidad no lo estamos pagando nosotros Hacienda, sino que esta responsabilidad cae sobre la empresa que lo está cobrando.

Los impuestos directos e indirectos y su clasificación b

En este caso encontramos el IVA, es decir, el impuesto de valor añadido que se incluye en todos los productos y servicios. Este impuesto lo cobra el que realiza la factura, pero automáticamente está obligado a devolverlo a Hacienda.

Es decir, cuando recibimos una factura pagamos el IVA, pero esta cantidad no es para la empresa, ya que se verá obligada a devolverlo a Hacienda al hacer la declaración del modelo correspondiente.

Los impuestos públicos

En esencia, los impuestos públicos que pagamos para el sostenimiento de un país se basan en la suma de los impuestos directos y los impuestos indirectos que abonamos por distintos medios.

Dejar respuesta